La Consciencia y La Herencia Transgeneracional


quiero un estudio

La Consciencia y La Herencia Transgeneracional
(Parte 1)

El Análisis Transgeneracional nos dice que somos el resultado de las experiencias y emociones que han vivido nuestros ancestros, puesto que las emociones que han quedado abiertas como heridas en la consciencia de nuestro clan familiar, pasan luego de generación en generación hasta poder encontrar al descendiente que toma la posta y repara ese dolor.

La totalidad de nuestras herencias ancestrales actúan sigilosamente desde nuestro inconsciente, y van dirigiendo nuestras vidas mientras felizmente creemos que somos seres libres e independientes, cuando en realidad solo tenemos la libertad de responder a nuestros impulsos inconscientes.

Cuando a lo largo de nuestra vida buscamos conseguir aquello con lo cual soñamos, muchas veces ponemos nuestra energía física y nuestra mente consciente a trabajar en pos de nuestros sueños, y luego de años y años de una lucha denodada, algunas veces llegamos a darnos cuenta de que existe una fuerza enorme que está trabajando en nuestra contra. Pero la mayoría de las veces seguimos insistiendo en lograr con solo el 10 % de nuestra energía mental, lo contrario de lo que buscamos conseguir el otro 90 %

Nuestro inconsciente puede ser el mayor enemigo con el cual nos encontremos en nuestra vida, o nuestro más grande aliado, todo depende de si son iguales u opuestos, los objetivos de nuestra mente consciente y los de nuestra mente inconsciente, puesto que el inconsciente no duerme en ningún momento del día, y además maneja el 90 % de nuestra energía mental

NOTA: He dicho que nuestra mente consciente maneja el 10 % de nuestra energía mental y nuestro inconsciente el otro 90 %, tratando de adoptar un criterio bastante conservador, pues existen científicos que afirman que en realidad solo controlamos conscientemente el 5 % de nuestra energía mental.

Pero ya sea que seamos capaces de controlar el 5 % o el 10 %, de todas formas es fácil darnos cuenta que estamos en minoría, y que necesitaremos contar con algún recurso especial, para ganar la batalla de nuestra vida.

Los experimentos con genes realizados por el doctor Bruce Lipton, nos han enseñado que los genes no son quienes controlan nuestra vida, sino que lo que la controla es el entorno en el cual vivimos.

Si vivimos dentro de un entorno sano nos volvemos saludables, pero si vivimos dentro de un entorno tóxico nos enfermamos física, emocional y mentalmente.

Recuerdo que cierta vez leí que el mayor drama que les tocó vivir a los judíos que vivieron dentro de los guetos, no era la persecución de los nazis ni las carencias que padecían, sino que lo peor era el entorno, el clima social, la actitud mental que los rodeaba y sofocaba, y les hacía pensar que no existía ninguna solución para lo que les estaba pasando.

Esto es algo parecido a lo que padecen las personas que viven en las villas sub urbanizadas que encontramos adentro y alrededor de algunas ciudades. Muchos de los que allí viven son delincuentes, personas que no estudian ni trabajan, personas que consideran que en este mundo no existe un futuro posible, y por eso sucumben a la violencia, el alcohol y las drogas, puesto que consideran que el único futuro que les espera es morir en un enfrentamiento con la policía, o morir de una sobredosis de drogas.

Y el hecho de que existan muchos individuos que piensan de esa forma, es lo que enferma, lo que contamina a los demás, y los lleva a recorrer el mismo camino. Y entonces comprendemos que su futuro no está arruinado por la falta de dinero o trabajo, o porque viven dentro de una villa, sino porque PIENSAN que su futuro ya está arruinado.

Cuando se piensa de determinada forma se va en una dirección, y cuando se piensa de otra forma se va en la dirección contraria.

Cuando veo a alguien que amo y me ama, puedo sentir el amor, y el amor cambia la química de mi cuerpo haciendo que mi cerebro segregue dopamina y oxitocina, y entonces puedo sentir el amor, mis células pueden sentir el amor, pueden sentirse bien, y eso trae salud a mi cuerpo.

Pero si me encuentro con una animal salvaje (o con una persona salvaje, ya que los seres humanos son muchas veces más salvajes que los animales) entonces me asusto, me lleno de estrés, y eso produce dos consecuencias:

Primero frena el crecimiento de mi cuerpo, pues mi organismo apaga todos los impulsos que no sean imprescindibles, para poder luchar o correr lo más rápido que pueda, y entre las cosas que se apagan está mi capacidad para generar nuevas células sanas.

Todo nuestro cuerpo se está regenerando constantemente. Por ejemplo nuestro sistema digestivo, renueva todas sus células cada tres días, pero si se interfiere ese proceso natural, entonces empiezo a estar cada vez menos sano.

Y la segunda consecuencia del estrés es que se paraliza todo aquello que consume energía como por ejemplo el sistema inmunitario. (Cuando estamos enfermos nos sentimos muy cansados, pues gran parte de nuestra energía es utilizada por el sistema inmunitario para sanarnos), y cuando deja de funcionar nuestro sistema inmunitario, los virus nocivos pueden atacarme fácilmente.

La gente suele tenerle terror al cáncer y creen que es algo de lo cual se pueden contagiar, pero si tomamos una muestra de sangre de cualquier persona, descubriremos que esa persona tiene dentro de su sangre células cancerígenas, pues todos las tenemos siempre, pero si nuestro sistema inmunitario funciona como debe funcionar, se encarga de eliminarlas, y solo pueden proliferar cuando nuestro sistema inmunitario deja de funcionar como debe.

Esto nos lleva inevitablemente a la conclusión de que el 90 % de las veces que la gente concurre al médico, lo que en realidad les pasa es que se han enfermado porque tienen estrés. Una vez más vemos que lo que nos ha cambiado la vida es el pensamiento. Lo que pensamos acerca de lo que estamos viviendo es lo que genera los sentimientos, que luego nos llevarán a vivir sanos y felicesn o a enfermarnos y cerrar toda posibilidad de progreso.

Uno de los conceptos centrales del análisis transgeneracional es El Proyecto Sentido, y el proyecto sentido es la programación con la cual somos concebidos, y esa programación está constituida por los pensamientos y sentimientos que han tenido nuestros padres en el momento de concebirnos.

Tal como explico en mi libro “Basta de problemas de pareja”, este proyecto sentido puede comenzar hasta seis meses antes del momento de nuestra concepción, es decir que los pensamientos y sentimientos que nuestros padres han tenido hasta seis meses antes de que tengan las relaciones sexuales con las cuales nos han concebido, influyen en nuestro proyecto sentido.

Luego de la concepción, el proyecto sentido se continúa reforzando durante los primeros tres años de nuestra vida, y luego viene un refuerzo adicional llamado el Argumento de Vida tal como lo explico en mis libros “El Secreto de La Lámpara Mágica” y “Basta de Problemas de Pareja”. Y el argumento de vida se extiende en un primer momento hasta los 8 años, en una segunda etapa hasta los 16 años y finalmente continúa siendo confirmado y reforzado hasta los 24 años.

Con mis mejores deseos
Dr.Roberto A. Bonomi

Sigue en la Parte 2

SOLICITAR UN ESTUDIO TRANSGENERACIONAL

COMPRAR EL LIBRO “Problemas de Pareja”

COMPRAR DVD DEL SEMINARIO TRANSGENERACIONAL

BAJAR EL LIBRO DE MUESTRA GRATIS

Amit Goswami – La física cuántica y la conciencia 1/3 (subtitulado) – YouTube

Amit Goswami – La física cuántica y la conciencia 1

Amit Goswami – La física cuántica y la conciencia 1/3 (subtitulado) – YouTube

“…el mundo tiene sentido únicamente si establecemos su fundamento en la conciencia. El mundo está hecho de conciencia. El mundo es conciencia…”

Amit Goswami – La física cuántica y la conciencia 2

 

Amit Goswami – La física cuántica y la conciencia 3